Projektbeschreibung nur verfügbar in Spanisch
En 1996, un incendio forestal arrasó una finca y una casa construida en ella en la Vall de Ros, Barcelona. Tras la catástrofe, la propietaria, Pilar Comes, decidió sustituir su huerto por una plantación de hierbas aromáticas que ayudarían a recuperar el terreno y lo harían utilizando menos agua. El huerto se convirtió en un Parc de les Olors (Parque de los Aromas), el primero de lo que se transformó más tarde en una red de espacios repartidos por toda Cataluña.


La Xarxa de Parcs de les Olors cuenta con una veintena de parques que se sustentan en torno a 4 pilares: la producción, la comercialización, la divulgación y la investigación y desarrollo, cada uno de ellos siempre ligado a las auténticas protagonistas: las plantas aromáticas. Además, en el parque de la Vall de Ros se levanta un edificio con paredes de paja y arcilla, rebozada con arena y cal, siguiendo técnicas de construcción bioclimática y respetuosa con el medio ambiente. Para su construcción ha contado con la financiación de Triodos Bank.